Inicio > Alimentos Para el cerebro > El papel de la nutrición en el desarrollo del cerebro

El papel de la nutrición en el desarrollo del cerebro


El cerebro es la parte más compleja de todo ser humano y también la más vulnerable. Estos 1300 g de hardware delicado utilizan casi la mitad de la energía que producimos a partir de la comida cuando estamos en reposo (y hasta una tercera parte cuando estamos activos.) En un feto en crecimiento, las células nerviosas del cerebro, llamadas neuronas , se forman rápidamente, y hacia la semana veinte el bebé tiene tantas neuronas como la madre. Luego empieza la conexión entre ellas. cada neurona se tiene que interconectar con otras, ramificándose. Este proceso se denomina arborización.

Cada neurona se conecta con aproximadamente otras 10,0000.00 formando una red remarcablemente compleja e integral. Este es el centro de nuestra inteligencia. El proceso de arborización sigue siendo un misterio para los científicos. Incluyendo tanto las instrucciones genéticas contenidas en el ADN, como el feedback procedente de los sentidos, un recién nacido  desarrolla rápidamente una inteligencia muy superior a la de cualquier animal.

 La arborización se produce hacia el final del embarazo y continúa durante la infancia, especialmente en las primeras etapas del bebé. Se supone, sin embargo, que a pesar de que es imposible buscar razones morales y éticos, la nutrición juega un papel esencial en el desarrollo del cerebro. El mineral zinc, por ejemplo, promueve la producción de ADN, y se sabe, gracias a la investigación, que antogónicos del zinc como el plomo y el cadmio dificultan la arborización hasta un 10% en los animales.

Lo que sabemos de la nutrición y del desarrollo del cerebro es que en bebés que nacen más pequeños de los normal, se presentan indicios de retraso mental, que se manifiesta con mala coordinación y reacción lenta a los estímulos. Un estudio de pacientes con el cerebro dañado, realizado en Finlandia, reveló que “un remarcablemente  elevado número de casos mostraban un mal desarrollo del cerebro, sugiriendo un origen prenatal”. El tamaño de la circunferencia de la cabeza en el momento de nacer es, por lo tanto, de vital importancia.

Más tenue es la conexión entre el bajo peso en el momento de nacer o entre el escaso crecimiento físico y la inteligencia. No obstante, parece que a pesar de los distintos entornos de aprendizaje, la inteligencia de un niño a los seis años tiene más probabilidades de ser alta si el peso en el momento de nacer fue elevado.

Fuente: Patrick Holford

Nutrición Óptima antes, durante y después del Embarazo.

Edú González Palomino

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: