Inicio > Historia del Cerebro > Grasas, ¿Alimentos Para el Cerebro?

Grasas, ¿Alimentos Para el Cerebro?


Históricamente, la humanidad ha tenido ocultos enemigos de su salud, pestes y epidemias de todo tipo han corroído y diezmado poblaciones; hoy en día la humanidad está azotada por modernas calamidades que surgen de las industrias alimentarias. Si antes el hombre navegaba ignorante con enfermedades como el escorbuto, hoy en día
estamos a bordo del barco de las grasas, y al asfixiar la sangre nos estamos ahogando lentamente.

En la era industrial, debido al acelerado consumo de combustibles fósiles, el planeta ha entrado en una crisis medioambiental y se está contaminando y calentando con el llamado efecto invernadero. Parejamente la humanidad está engordando, se intoxica y enferma por su ignorancia en el consumo de alimentos para el cerebro.

Las economías familiares se preocupan por satisfacer sus necesidades inmediatas y consumen alimentos sin reflexionar sobre el impacto que tiene sobre su cuerpo y cerebro; debido a nuestra miopía mental no consumimos alimentos para el cerebro.

La grasa no solo es combustible para obtener energía utilizada en nuestras actividades diarias, lo es también para la actividad emocional de nuestros órganos internos, en la cual juega un importante rol. Necesitamos saber que universo de grasas está transitando por nuestro tracto digestivo y cuáles empantanan o, por lo contrario, fortifican la vida de nuestros órganos internos.

Es importante describir el ámbito emocional de cada órgano y su correlación con el metabolismo de lasgrasas.

Asimismo, debe reconocerse el importante rol de las grasas en el cerebro de las personas.

El sobrepeso es un problema de millones de afectados, una pesadumbre sobre el cuerpo y sobre la conciencia.
Nuestro moderno cambio de cultura alimenticia nos trae está secuela grasosa además de una débil autoestima. En la actualidad, hasta en las grandes ciudades de África, el continente con mayor hambruna del planeta, se está presentando cada vez más el problema de la obesidad.

Por otro lado, en el mundo occidental moderno, la primera causa de mortalidad  en la población la constituye las enfermedades cardiovasculares, grupo al que pertenecen las enfermedades coronarias, infartos, trombosis, accidentes cerebrovasculares, arteria esclerosis e hipertensión arterial, entre otros. Según estadísticas, en EEUU las enfermedades cardio y cerebrovasculares representan actualmente el 35.2% de las muertes anuales reportadas entre personas de todas las edades.

Entre las personas mayores, la muerte por enfermedades cardiovasculares representa el 53% comparada con solo el 18% en 1900; esto es: en un siglo ha habido un aumento del 294%. Las enfermedades del corazón propiamente dichas son responsables del 28.5% de fallecimientos.

Es alarmante todos estos números; nos lleva a entender que actualmente tenemos un consumido irresponsable de los alimentos, si las enfermedades cerebrovasculares y cardiovasculares se incrementaron es claro que no estamos consumiendo ácidos grasos esenciales que son alimentos para el cerebro y que nos protegen de las enfermedades.

Fuente: Sasha Barrio Haley
La revolución de las Grasas

Anuncios
Categorías:Historia del Cerebro
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: